jueves, 26 de marzo de 2009

Crímenes perfectos



Qué hacer cuando no se puede hacer nada para cambiar las cosas, cuando la moneda se inclina por el lado de la soledad y el dolor ; y la pena te empieza a crecer adentro.

Lo cierto es que ya da igual. Un mar de hielo nos separa. Nos alejamos para no hacernos más daño y sin embargo, las heridas no acaban de zicatrizar.

Todo lo que termina, termina mal, poco a poco, y si no termina, se contamina más y eso se cubre de polvo.

Sentiste alguna vez, a los asuntos pendientes volver? si resulta que sí, podrás entender qué me pasa a mí esta noche...

2 comentarios:

  1. y parecen que se van pero cuando menos esperas vuelven a brotar y a rondar por tu cabeza haciendo mucho, mucho ruido...y cada vez más...

    ResponderEliminar
  2. Filosofía oriental: ¿Tienes un problema? ¿Tiene solución? Sí, pues soluciónalo. No, pues entonces no hay problema.

    ResponderEliminar